02 junio 2010

COMFORT WIPE

Ahora que los de Greenpeace nos dicen que estamos acabando con los bosques de tanto fabricar papel higiénico y que los chinos están empezando a aficionarse también a las delicias de la celulosa para limpiarse después de usar el baño, no es una mala idea optar por este "gadget".


Un patético invento que muestra esa ridícula repugnacia que producen en las sociedades desarrolladas nuestros propios humores, secreciones y excrementos, que hay que eliminar como sea, preferentemente sin tocarlos.

6 comentarios:

  1. Margarita27/6/10 14:02

    «Gracias y desgracias del ojo del culo», de Francisco de Quevedo (Artemisa Ediciones, 2006):
    «Mas volviendo al culo, ¡qué de firmas de grandes señores ha iluminado! ¡Qué papeles de los más íntimos amigos no ha visto! ¡Qué de libros de los hombres más doctos ha gastado! ¡Qué de billetes de damas ha firmado! ¡Qué de procesos importantes ha manchado! y, ¡qué de camisas de Cambray y Holanda ha teñido! Y al fin le han servido de limpiadera las mejores y más hermosas manos del mundo, según aquel:
    La mano de marfil es muy forzoso
    que al culo de su dueña haya llegado».

    ResponderEliminar
  2. ¡Siempre tan interesante y divertida, Margarita! Espero que me dejes el libro.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos tiempos descafeinados. Predomina lo "sin". ¿Cómo no iban a inventar algo para limpiarse sin tocarse?

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Andy. Es una época en que las menstruaciones son azules, el olor de la mierda se camufla con ambientador y está prohibido, no sólo oler a sudor, sino sudar siquiera. Releed el post de hace un año "Odorono": http://bwhatuc.blogspot.com/2009/06/odorono.html sobre la desgracia de que a uno le abandone el desodorante.

    ResponderEliminar
  5. Si uno no soporta su propia mierda difícilmente podrá soportarse a si mismo y mucho menos a los demás.
    ¿de donde sacas estas cosas tío?

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, Martínez. ¿Que de dónde las saco? No sé, miro por ahí, me fijo. No sé, rarito que es uno.

    ResponderEliminar