18 noviembre 2009

MENÚ DEL DÍA GRATIS

En estos tiempos de crisis, los comerciantes se exprimen el magín para conseguir clientes como sea y nosotros, que tenemos muchas dificultades para llegar a fin de mes, agradecemos sus ofertas. Ayer, sin ir más lejos, un centro comercial regalaba con cada compra una pieza de bollería, al consumir cualquier bebida en su cafetería. Algunos hosteleros, como el de la foto que adjunto y que me ha facilitado uno de mis contactos, son extremadamente originales:



Yo me pregunto, ¿y cómo se comprueba si uno se ha duchado o no? Porque uno puede presentarse recién duchadito y decir que no ha usado la ducha, sólo por ahorrarse los 6,50 euros. Supongo que te olisquearán a fondo a la entrada del restaurante. O tendrán un contador de agua delator. No sé si se aprecia el sabor de la comida, porque el olor en el comedor debe de ser insoportable. Probablemente, tampoco contarán con un chef de primera en las cocinas.

Es muy oportuna la aclaración de que debe consumirse el mismo día que la habitación o la ducha: no vale conseguir el menú gratis y volver al día siguiente, duchadito de casa, a disfrutar del banquete. Y, claro, sólo es para habitaciones individuales, para no aturdir al acompañante con nuestros propios hedores. Lo que no se menciona es si hay bombonas de oxígeno a los postres: más de uno necesitará de una buena bocanada de aire para terminar el almuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada