14 septiembre 2009

LA VUELTA AL COLE

Vuelvo al trabajo. Este año no voy muy deprimido, pero en cuanto veo el panorama me entran ganas de cabrearme. Me consuelo pensando que todavía tengo jornada intensiva y me voy a comer a casa cantando alegremente. Pillo mi primer atasco de la temporada. Se me había olvidado lo que es vivir en la gran ciudad. Miro a mi alrededor. Detrás de mí hay un conductor que masca chicle como si le fuera la vida en ello. A mi derecha, un taxista que ha improvisado un espejo retrovisor:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada