04 febrero 2008

ACROSS THE UNIVERSE

Un buen crítico musical no debería dejarse llevar por sus filias o sus fobias, pero un buen crítico musical es bueno precisamente por tener filias y fobias que le diferencian del resto de los críticos musicales. Yo, que ejerzo de crítico musical amateur y que aspiro a ser un gran crítico musical, debo confesar mi desmedido amor hacia los Beatles y cierta animadversión hacia Lennon, quizá motivada por años de sometimiento a su dictado y al de sus seguidores, que se permitían el lujo de hacer afirmaciones como que McCartney era un hortera y que el genio de los Beatles era John.
Es comprensible, porque viví mi adolescencia en los ochenta, con los ecos del asesinato de John Lennon y con, todavía peor, los ecos de todas las barbaridades que se dedicó a decir de su ex-compañero durante la década anterior. Barbaridades como inventarse la autoría de las canciones, erigirse como un héroe de la clase trabajadora, que no fue, y denostar las composiciones de Paul McCartney. En los ochenta era difícil encontar discos de años anteriores, ya que no se reeditaban tanto como ahora, y en mi peregrinar por las tiendas en busca de los vinilos de Macca y Wings hube de enfrentarme a comentarios hirientes por parte de los entendidos, que me tildaban de baboso, nenaza y otras lindezas por ser "fan" del "más amable de los Beatles", como solían llamarle en las revistas.

Afortunadamente, las generaciones posteriores tienen menos prejuicios, o son tan descerebradas y faltas de criterio musical que han aceptado a Paul McCartney e incluso le han ensalzado como lo que es: un verdadero músico capaz de crear muchas de las melodías más inolvidables de los Beatles.

Toda esta diatriba para contar que hoy la NASA ha transmitido la canción de los Beatles "Across the Universe" a través de la galaxia desde la antena DSS-63 situada en la sierra de Madrid. Para leer la noticia completa: http://www.msnbc.msn.com/id/22951001/

Si queréis cantar mirando las estrellas:

Words are flying out like endless rain into a paper cup
They slither while they pass
They slip away across the universe
Pools of sorrow waves of joy
are drifting thorough my open mind
Possessing and caressing me

Jai guru deva om
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world

Images of broken light which dance before me like a million eyes
That call me on and on across the universe
Thoughts meander like a restless wind
inside a letter box
they tumble blindly as they make their way across the universe

Jai guru deva om
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world

Sounds of laughter shades of life
are ringing through my open ears
exciting and inviting me
Limitless undying love
which shines around me like a million suns
It calls me on and on across the universe

Jai guru deva om
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world
Nothing's gonna change my world

Jai guru deva
Jai guru deva


"Across the Universe" es una balada cósmica que apareció publicada por primera vez en el album "Let it be", aunque fue compuesta por Lennon durante su estancia en India. Es una de sus canciones más introspectivas, llena de imágenes surrealistas, como las palabras que vuelan y los charcos de pena y las olas de alegría; una mezcla de religión hindú y de cultura psicodélica, tan de moda a finales de 1967 y principios del 68, época de su composición. Probablemente Lennon se sirvió, como en otras ocasiones, de la libre asociación de palabras e imágenes, un método que aprendió haciendo meditación con el Maharishi.

Puede decirse que dentro de esta tendencia de letras de libre asociación, "Across the Universe" tiene un aire naif que la hace más atractiva que otras canciones psicodélicas de Lennon, donde tendía a resaltar los aspectos negativos o arriesgados de la experiencia con las drogas. Los versos "Jai Guru Deva", se refieren al gurú del Maharishi, Guru Dev. La grabación se realizó a principios de 1968 y se pensó en editarla como un single, pero nunca ocurrió así y la primera versión publicada es la del disco Let it be, sobredimensionada, con coros de mujer.

En la famosa entrevista que concedió a la revista Playboy, Lennon se quejaba amargamente de que McCartney había intentado de manera inconsciente destrozar la canción y que nunca se empleaba con la misma intensidad en las canciones de John como hacía en las suyas propias.

Por supuesto, John está muerto y Paul puede ahora contar una diferente versión, pero el hecho es que el comentario no parece ser muy justo, ya que es bien sabido que Lennon no participaba en las sesiones de las canciones escritas por los otros Beatles a finales de los 60.

Pero eso ya es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada